Mitos falsos de la carne de vacuno

Mitos falsos de la carne de vacuno

steak-3868544_640

Desde Asador los Nandos en Lodosa os traemos este fantástico post sobre los mitos falsos de la carne de vacuno

No es recomendable consumirlo con frecuencia. Falso. Para cumplir con los requisitos individuales de hierro, se debe agregar una porción de carne roja o blanca de tres a cuatro veces por semana. El tamaño depende de la edad, el sexo, el peso corporal y el estado de salud.

La ternera se trata con hormonas. No es asi. La normativa comunitaria (UE) prohíbe explícitamente el uso de hormonas de tipo estrógeno en la cría de ganado.

La carne de vacuno favorece el riesgo cardiovascular y el cáncer. También falso. Estate calmado. La ciencia ha demostrado que el consumo moderado de carne y sus derivados no supone un riesgo añadido de infarto. Sobre el cáncer, la OMS siempre ha hablado de «evidencia limitada» en carnes sin procesar y «muy escasa» cuando el consumo se realiza dentro de una dieta equilibrada.

La grasa de la carne no es saludable. De ninguna manera. La grasa es un nutriente esencial, esencial para la absorción de vitaminas liposolubles (A, D, E y K), para el desarrollo y crecimiento. También para la buena salud de la piel y el cabello.

La carne roja debe estar poco cocida para asimilar el hierro. ¡De ninguna manera! El contenido de hierro de las carnes rojas y su asimilación es independiente del nivel de cocción.

La carne de vaca engorda. ¡De ninguna manera! La carne de vacuno es rica en proteínas biodisponibles, un macronutriente que, al contrario, te ayuda a adelgazar y favorece la sensación de saciedad. Así que no te vuelvas loco. Sepa hasta dónde puede llegar y disfrútelo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.