Asador los Nandos. La chuleta y los productos de la huerta son los protagonistas.

Asador los Nandos. La chuleta y los productos de la huerta son los protagonistas.

Asador Los Nandos es noticia en El Diario Vasco:

 

A finales de julio decidimos mi padre y mentor Peio Garcia Amiano, y yo escaparnos de Lizarra a Lodosa, a conocer las bondades gastronómicas del Asador Los Nandos. Nunca había estado en esta localidad navarra, capital de ese producto de la huerta navarra que tanto apreciamos en nuestra cocina: el pimiento del piquillo.

Antes de nuestra visita, visité su página web para tener alguna referencia de antemano. Me llamó la atención el siguiente texto hablando de la chuleta en el apartado “Nuestra especialidad”: “Nuestra forma de trabajar la carne es, ¡A la vista de todo el comedor! Desde la presentación en la mesa de la pieza de chuletón, para que sea el propio cliente el que elija la pieza, la cantidad y el punto de asado al que desea comerla, hasta la forma de servirla, siempre en dos mitades –en el caso de las chuletillas de cordero, se sirven de una en una-, para que la carne no pierda temperatura y el cliente la coma siempre en su punto óptimo”.

Disfrutamos del nivel culinario, de los productos, del cuidado y el arte en la cocina de Enrique y Guadalupe, porque artes es conseguir cocinar a ese nivel con la cocina que tienen. Una pequeña cocina con una parrilla, a vista del comensal, me pareció un mérito y digno de destacar, con un espacio pequeño se pueden hacer grandes cosas.

Comenzamos con un buen jamón ibérico de bellota, cortado a cuchillo al momento. Es curioso, porque en vez de contar con el tradicional jamonero horizontal, en Los Nandos cuentan con un jamonero vertical, que ofrece un corte diferente que ayuda también a que disfrutemos con un gran producto.

Del jamón a la huerta navarra, unos buenos cogollos, producto tradicional navarro, que en Los Nandos nos lo ofrecen acompañado de anchoas o de bonito, dependiendo del gusto de cada uno. Nosotros optamos por hacer media ración de cada, y la verdad, que en ambas maneras estaban deliciosos, porque además lo sazonan con una buena vinagreta de frutos secos que acompaña perfectamente el plato.

Tras los cogollos, en el plato estrella de la casa, la reina, la chuleta a la brasa. Enrique nos enseñó el chuletero para que eligiéramos la pieza que nos iba a asar. Cuando llega el momento te lo va sacando poco a poco, un trozo majo para ir degustándola, disfrutándola. Una carne de mucha calidad, con potencia de sabor y tierna, se deshacía en la boca, y asada a la perfección. todo un lujo de plato. Y si además acompañamos la chuleta con unos buenos pimientos del piquillo confitados, todo un manjar, una maravilla, un lujo.

Yo terminé el homenaje culinario con una deliciosa tarta de queso, me sorprendió muy gratamente la verdad, un buen colofón a una muy buena experiencia culinaria.

Nosotros optamos por los platos mencionados, pero en el tintero, y, para otro visita quedaron por conocer y degustar: el pincho de chorizo a la brasa, la ensalada de lechugas vivas de Sartaguda, las pochas con salsa de piquillo y que en temporada también acompañan con puntas de espárrago , los espárragos frescos en temperada, las chuletillas de cordero a la brasa, las kokotxas de bacalao, los pimientos rellenos de marisco, la gelatina de gintonic, el flan de huevo, la cuajada quemada y la señora torrija de broche caramelizada.

Una cocina de cercanía, con muy buen producto local y de temporada, un lujo de sitio, una gran experiencia gastronómica, que os recomiendo si andáis por la zona. On egin!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.